1967 – RECARO Rallye I
Mezcla revolucionaria de asiento deportivo y asiento de carreras

1967 – RECARO Rallye I

1967 – RECARO RALLYE I

El baquet de los asientos que Stuttgarter Karosseriewerk Reutter había contruido para los coches ligeros de Porsche y  los de competición de los años 50, sirvieron como ejemplos para una reinvención del baquet de la marca que RECARO fabricaba desde 1967. El nuevo producto también transfirió elementos probados de la serie deportiva -con una singular comodidad como las almohadillas de espuma- para asientos con un diseño puramente deportivo para carreras de competición, tanto para de coche de rally racing como de motor racing.

 

El baquet del asiento RECARO (retroactivamente llamado "Rallye I") estuvo basado en un baquet hecho de fibra de vídrio reforzada con resina de poliéster,  el cual, hasta el momento, le representaba como orden de construcción segura y ligera de una manera única para RECARO. La tapicería de espuma integrada poseía un soporte para los muslos, posicionada hacia adelante. Al igual que en los deportes o IdealSeat, el acolchado adicional podía ser colocado entre la zona posterior lumbar, lo que permitió el ajuste individual. En contraste con el asiento deportivo, el ángulo del respaldo de la variante Rallye no era modificable por medio de un apropiado asiento reclinable. Sin embargo, el asiento era ajustable, independientemente de la altura en la parte delantera o trasera, de modo que el ángulo de inclinación podía ser ajustado para la persona que se sentara en el vehículo. Un ajuste de longitud de la comodidad también era posible en los baquets de seguridad aprobados, en los que se fijaban los asientos Recaro. El baquet del asiento con apoyos laterales estaba hecho de cuero perforado Ambla que fue reforzado con algodón acolchado. La zona del asiento y el respaldo tapizado eran sobre todo con cordón de perlón. Adicionalmente, el asiento, que venía en negro por defecto podía también ser encargado con una sección central hecha de tela escocesa de pastor. Los colores básicos adicionales que el cliente podía elegir eran rojo, marrón y beis.

 

El baquet del asiento RECARO se adapta especialmente a los conductores deportivos y de competiciones conscientes de la seguridad; RECARO todavía recomienda el asiento deportivo para pasajeros o conductores que valoran una mayor comodidad y un buen ajuste en su respaldo.

 

Poco después de su lanzamiento al mercado, el baquet del asiento ha mejorado, y desde 1968 - inicialmente bajo pedido- estaba disponible con una altura e inclinación del reposacabezas ajustable, que no sólo se suponía que iba a permitir distensión, sino que al mismo tiempo también servía como adición de seguridad del conductor en un accidente. El asiento estaba en consonancia con las "nuevas normas de seguridad de los Estados Unidos."